Tercer paso para recuperarte de una adicción – Por Ramiro Calderón

A continuación podrás ver el tercer paso para recuperarte de
una adicción. Cada uno de estos pasos nos permite abrir un poco más nuestra
mente al entendimiento de la naturaleza más profunda de la enfermedad y a la
sanación. Cada paso es prerrequisito del siguiente.

No es suficiente con aprendérselos. Es muy importante
darlos… interiorizarlos… sentirlos en el fondo del corazón.

Si estás haciendo un trabajo interior, buscando un cambio en
tu vida o piensas que algo no está funcionando como debería, tal vez te
convendría leer lo que viene a continuación.

Para no alargar más el preámbulo, comencemos con el tercer
paso…

 

Ramiro Calderón

Autor de “Un Favor Antes de Morir”

calderon.ramiro@gmail.com

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

___________________________________

 

El tercer paso de Alcohólicos Anónimos dice: “Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras
vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos

Antes de dar este paso muchos hemos entregado nuestra
voluntad y nuestra vida al alcohol, las drogas, el sexo, la internet, la
postergación compulsiva o a otras personas.

Al respecto, Pedro dice:

Yo era completamente ateo. No podía concebir la idea de arrodillarme
ante Dios porque simplemente no podía creer en que un poder superior pudiera
manejar mi vida. ¡Yo era el dueño de mi vida y tenía el control sobre ella!

Pero un día caí en cuenta de que el alcohol era mi poder superior. El
alcohol manejaba mi voluntad y mi vida a su antojo. Me obligaba a arrodillarme,
a arrastrarme y a hacer cosas humillantes y denigrantes que yo no habría hecho
si hubiera tenido la oportunidad de escoger.

Aunque me autodenominaba “ateo”, y no sabía bien qué acciones precisas
debía ejecutar para entregarle mi vida a Dios, me di cuenta de que tenía una
muy buena experiencia entregando mi vida a un “Poder Superior” maléfico como el
alcohol. Ahora creo que conozco mucho mejor la idea de lo que los demás llaman
Dios o Demonio… y créeme, ¡es mucho mejor entregar nuestra voluntad y nuestra
vida a Dios, que entregarlas al Demonio!

Aunque, al igual que a Pedro, a muchos nos ha costado
aceptar la idea de postrarnos ante Dios, nos hemos arrodillado ante el dinero,
la necesidad de aceptación, o el miedo. Inconscientemente los hemos convertido
en nuestros Dioses; en poderes superiores a nosotros mismos, que nos manejan
como marionetas a su antojo.

En este paso, por medio de la rendición, alcanzamos la
libertad.

Con este paso renace la oportunidad de vivir nuestras vidas
y dejarle a Dios la parte que le corresponde.

No quiere decir que nos quedamos sentados mirando para el
techo, esperando a que Dios haga todo por nosotros. Dios hace por nosotros solo
lo que nosotros no podemos hacer por nosotros mismos.

Este paso nos invita a hacer nuestra parte y a dejar en
manos de Dios su parte; nos invita a soltar, a dejar de controlar, a dejar de
hacer esos esfuerzos sobrehumanos que no han resultado en el pasado.

Claudia nos cuenta su historia:

Yo pensaba que tenía que ser perfecta y controlar a todo y a todos.
Vivía enloquecida, cansada y furiosa porque las cosas no resultaban como yo
quería. Todo el tiempo estaba buscando a los culpables, reprendiéndolos y
generando caos y conflicto.

Siempre estaba en medio de la relación entre mi esposo y mi hijo de
veintisiete años. Cada uno se quejaba del otro, y me mandaba a mí de mensajera.
Y yo, por andar de mediadora, salía crucificada.

Después de haber entrado en el programa, un día mi hijo, mientras
caminábamos en el parque, se quejó y se quejó de mi esposo, esperando que yo
fuera otra vez la mediadora.

Cuando llegamos a casa saludé a mi esposo y le dije: “Por cierto… tu
hijo quiere decirte algo”.

A los tres días, cuando mi esposo se estaba quejando de mi hijo, llamé
a mi hijo a nuestra habitación y le dije: “Hijo, tu padre quiere decirte algo”.

Luego les dije a los dos: “Los quiero muchísimo. Son mi esposo y mi
hijo adorados… pero cuando trato de mediar por uno, me pongo en contra del otro
y me gano un conflicto que no es mío. Eso no volverá a suceder.

A partir de ahora, ustedes dos resolverán sus conflictos. Así es como
debe ser.

Desde ese día me salí de la mitad y me quité ese problema. Poco a poco
ellos fueron resolviendo sus conflictos, mi esposo entró a Alcohólicos Anónimos
y mi hijo entró a Codependientes Anónimos, sin que yo forzara las cosas, sin
que yo les insistiera, sin que los tratara de controlar.

A muchos nos ha sucedido que llegamos disgustados con Dios,
pues no creemos importarle; no creemos que un Dios bondadoso haya permitido
tanto dolor y pérdidas en nuestras vidas.

Sin embargo, cuando soltamos nos damos cuenta de que la vida
fluye con mucha más armonía y sentido. La vida fluye naturalmente; no hay que
forzar nada. Cuando forzamos las cosas o intentamos controlarlas, estamos
tratando de imponer nuestra voluntad.

¿Significa esto que nos perderemos a nosotros mismos? ¿que nos
volveremos títeres sin voluntad a merced de las circunstancias? No. Con este
paso nos recuperaremos a nosotros mismos. No quiere decir que tengamos que
aceptar todo lo que se nos ponga enfrente. Podremos decir NO, cuando queramos
decir NO. También podremos decir SÍ, cuando queramos decir SÍ. Aprenderemos a
escuchar a nuestros sentimientos. Aprenderemos a estar más en contacto con
nosotros mismos, nuestros sueños y lo que queremos para nuestras vidas.

Luego podemos caminar en esa dirección, confiando en que
Dios estará con nosotros poniéndonos justo lo que necesitamos en cada parte del
camino.

Habrá momentos en los que no entendamos lo que está
sucediendo. Sin embargo, podemos confiar y seguir adelante. A medida que pase
la vida estaremos cada vez más y más convencidos de que con el tiempo
comprenderemos y le encontraremos sentido a lo que no entendemos hoy. Cuando
uno está inmerso entre el bosque, no puede ver más allá del siguiente árbol. En
cambio, cuando se eleva, puede ver todo el bosque. Eso nos sucede con ciertos
eventos de nuestras vidas. Al poner cierta distancia, podremos tener una mejor
perspectiva y comprender mejor las relaciones entre todos los componentes del
evento.

Este paso es muy importante, pues después del segundo paso, (que
es el paso que nos devuelve la esperanza, el paso que nos lleva a creer que
podemos ser ayudados), viene el tercero que es el paso en que nos dejamos
ayudar.

Este es el paso con el que todo en nuestra vida cobrará
sentido, al menos, en la medida en que pongamos distancia con los sucesos.

Iremos encontrándonos con nuestros deseos más profundos. Se
nos ocurrirán cosas, nos sucederán otras, aparecerán las lecciones, los
mensajes y los maestros que necesitamos en el camino, y nosotros estaremos en
una actitud receptiva, dispuestos a aprender y aceptar las lecciones,
entendiendo que es la forma amorosa como Dios intercede por nosotros y forja
nuestra personalidad para que lleguemos a donde queramos llegar y alcancemos
nuestros sueños.

________________________________________

 

Espera el próximo sábado a las
10:00 am, Cuarto Paso: “Sin miedo hicimos un minucioso inventario
moral de nosotros mismos”
©
Alcohólicos Anónimos

Ramiro Calderón

Autor de “Un Favor Antes de Morir”

calderon.ramiro@gmail.com

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

 

Directorio de
Grupos de Apoyo gratuitos o económicos para el tratamiento de adicciones
convencionales y adicciones del nuevo milenio:

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/directorio-grupos-de-apoyo/

Si deseas
compartir tu opinión, experiencia, fortaleza o esperanza en el manejo de alguna
adicción, siéntete libre de hacer un comentario al final de este Blog, escribiéndome
al mail: calderon.ramiro@gmail.com
o
usando el formulario de contacto anónimo enhttps://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

Si quieres recibir notificaciones sobre
los temas que saldrán al aire, o tips diarios sobre otros asuntos relacionados
con comportamientos compulsivos, sígueme en las redes sociales:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s