Quinto paso para recuperarte de una adicción – Por Ramiro Calderón

El quinto paso de Alcohólicos Anónimos nos dice: “Admitimos
ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de
nuestros defectos
“.

Este es el paso de la honestidad con nosotros mismos y con
los demás.

Es una consecuencia natural del cuarto paso. Por medio del
cuarto paso nos conocemos y a través del quinto nos damos a conocer.

Con este paso nos reconocemos como seres humanos imperfectos
con cualidades y defectos. Después de darlo, ya no tenemos que ser perfectos.
Ya no tenemos que aparentar. A partir del momento en el que damos este paso,
somos libres de ser nosotros mismos. De mostrarnos tal y como somos.

La primera vez que me hablaron de honestidad y de mostrarme
ante los demás sin tapujos, sentí pavor. Había mucha culpa y vergüenza en mi
vida. Había miedos y resentimientos que me habían estado gobernando durante
años. Había cosas que sentía que tenía que esconder para ser aceptado. No podía
sacar a la luz mi verdadero yo. Simplemente no podía. Así había sido toda mi
vida y así había manejado mis relaciones. No manifestaba mis deseos,
necesidades o gustos. Me concentraba en descubrir los de los demás. Así me
aceptarían. Sin embargo, me sentía solo e incomprendido. Mi vida y mis relaciones
eran superficiales y débiles. No había intimidad.

A la larga, mi verdadero ser afloraba con sus necesidades,
deseos y gustos insatisfechos durante mucho tiempo y se mostraba resentido y
extremadamente necesitado de atenciones… y la relación, fuera ésta de amistad,
sentimental o laboral, terminaba rompiéndose.

Poco a poco fui entendiendo que la mejor forma de debilitar
aquellos sentimientos y percepciones que me gobiernan desde el inconsciente es
sacándolos a la luz. Poco a poco fui perdiendo el miedo a mostrarme como era,
pues se fue convirtiendo en mí en un asunto de vida o muerte. Parte de mi
recuperación, del proceso hacia aceptarme y sanarme, tenía que ver con mostrar
ante Dios, ante mí y ante otros mi verdadero ser y aceptarlo.

Cuando di este paso por primera vez, sentí la liberación que
produce. Entendí por qué algunas religiones utilizan la confesión como uno de
los caminos para sanar el alma.

Este paso trata de eso. Es una especie de confesión, pero
después de haber esculcado en lo más recóndito de nuestras vidas y conciencias…
y después lo volvemos a dar. Cada vez que encontramos algo nuevo; cada vez que
nos descubrimos escondiendo algo, y lo seguimos escondiendo hasta que duele;
cada vez que cometemos una falta y por miedo la tapamos hasta que comienza a
aflorar en nuestra vida en forma de miedo, culpa o vergüenza; cada vez que
vemos que algo está gobernando todas nuestras acciones y actitudes desde la
oscuridad, es hora de volver a dar el quinto paso. Es hora de sacarlo a la luz.

El programa de recuperación recomienda darlo después de
haber dado el cuarto paso, o durante el cuarto paso, dependiendo de la
profundidad con que se trabaje el cuarto paso.

Yo me demoré un año haciendo el minucioso inventario moral
de mí mismo, así que no podía esperar todo ese tiempo para comenzar a hacer el
quinto paso. Entonces decidí que a medida que iba encontrando aspectos
sustanciales de mi personalidad que necesitaba sacar a la luz, debía hacerlo.

¿En dónde lo hice? En un grupo de apoyo. Frente a algunas
personas que venían acompañándome en mi proceso de recuperación.

El programa recomienda hacerlo frente a alguien que haya
tenido experiencia con quintos pasos. Recomienda hacerlo en un espacio seguro
frente a un sacerdote, padrino o terapeuta que haya tenido experiencia con este
tipo de trabajo. El programa no recomienda hacerlo ante el jefe, vecino o
cónyuge, ni de ninguna manera en que esta información pueda en el futuro ser
utilizada contra nosotros.

A menudo dentro de mi proceso me he preguntado: “¿Qué es
exactamente lo que debo sacar a la luz?” y la respuesta me ha llegado de la
misma vida: “Prácticamente todo” – “¿Y cómo hago con lo que más me avergüenza?”
–  “Precisamente eso es lo primero que
debo sacar”. Esa es la primera alerta de que hay algo que tengo que sacar a la
luz. Cada vez que hay un evento, pensamiento, o deseo que quiero ocultar, que
no quiero que la gente sepa, que siento miedo de revelar, debo sacarlo a la luz
y si hay alguna reparación que deba hacer, hacerla
.  Es la única forma de evitar que me gobierne y
que me lleve a hacer lo que no quiero hacer. Es la única forma de salir de la
oscuridad y poder caminar por el mundo con la frente en alto. Es la única forma
de poder mirar a los demás a los ojos. Es la única forma de tener relaciones
profundas con los demás y de sentir empatía y perdón. Es la única forma de
salir de la trampa del perfeccionismo; de creer que tengo que ser perfecto para
agradar a los demás; de exigir a los demás la perfección en sus conductas y
actitudes. Es la única forma de vivir como ser humano en un mundo de seres
humanos; de integrarme; de comprender y sentirme comprendido; de amar y
sentirme amado; de aceptar y sentirme aceptado.

Este paso es el que me lleva a ser honesto en las
relaciones
. A aceptar que tengo necesidades y expresarlas; a manifestar mis
deseos; a encontrarme con los demás en un punto medio entre sus deseos y
necesidades, y los míos.

A veces la soberbia me saca de este camino. Me da vergüenza
aceptar aspectos que hacen a mi vida ingobernable.

Una vocecita me dice: “Tú llevas muchos años de
recuperación; escribes sobre recuperación; das consejos de recuperación. ¿Cómo
vas a aceptar que estás mal?” y comienzo a ocultar algo ante mí mismo y ante los
demás hasta que empiezo a convertirme en esclavo de mi secreto nuevamente; éste
comienza a dolerme; a presionar para salir. Y me veo en la obligación de hacer
el quinto paso nuevamente y vuelvo a sentirme libre.

Esa es la magia del quinto paso. Es el paso que nos lleva a
reconciliarnos con nosotros y con el mundo. Es el paso que nos lleva a
aceptarnos, sentirnos aceptados y aceptar a los demás. Este es el paso en el
que dejamos ir la vegüenza
.

Por último, este paso nos invita a compartir “la naturaleza
exacta de nuestros defectos
“. Eso quiere decir que más importante que compartir
con pelos y señales, con todos los detalles, la maldad, el robo, la travesura,
o el asesinato, lo es el compartir la naturaleza más profunda del hecho. Si lo
hicimos por miedo, por resentimiento, por nuestra incapacidad para poner
límites sanos, por envidia o por soberbia.

Más importante que quedarnos en los hechos y las minucias
de lo que pasó, es pensar en lo que sentimos por haber hecho lo que hicimos.

Esta aproximación a nuestros defectos dentro de una actitud
de responsabilidad, aceptación y perdón, es lo que verdaderamente nos va a llevar
a sanar el alma y a prepararnos para el siguiente paso

_________________________________

  1. Se ha hecho una gran publicidad a la profecía Maya que
    vaticinaba el fin del mundo tal como lo conocemos el 21 de Diciembre de 2012.

Muchas personas han especulado sobre el fin del mundo, sobre
lo que les gustaría hacer antes, a quién les gustaría llamar. Otros han hablado
del suicidio, como el fin del mundo para una persona.

Yo, por mi parte, creo que el cambio es el fin del mundo que
conoce, para cualquiera persona. Ese cambio puede venir desde afuera, es decir
impuesto porque la vida toma las decisiones que la persona no ha sido capaz de
tomar por sí misma, o puede venir desde adentro, es decir, por iniciativa de la
misma persona.

Yo te quiero invitar al cambio, querido lector, ya sea que
creas en la profecía Maya o no; a que tomes la decisión antes de que las
circunstancias externas te obliguen.

Te invito a que reflexiones sobre aquellos aspectos que no
están marchando en tu vida. Te invito a que dejes de echarle la culpa a tu
jefe, esposa, madre o situación de desempleo. Te invito a que te mires a ti
mismo hacia adentro con amor y responsabilidad, y decidas que es hora de que
ese mundo, esa realidad, tal como la conoces, termine. Te invito a que
construyas un nuevo mundo; a que busques tener una vida útil y feliz; a que te
liberes de la esclavitud de la búsqueda de aceptación; a que cambies para que
veas como con tu cambio, el mundo alrededor tuyo también cambiará…

Y esta fecha que según la profecía Maya marca el comienzo de
un mundo diferente, puede ser el momento ideal.

________________________________________

Espera el próximo sábado a las
10:00 am, Sexto Paso: “Estuvimos
enteramente dispuestos a que Dios nos liberase de todos estos defectos de
carácter
© Alcohólicos Anónimos

Ramiro Calderón

Autor de “Un Favor Antes de Morir”

calderon.ramiro@gmail.com

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

 

Directorio de
Grupos de Apoyo gratuitos o económicos para el tratamiento de adicciones
convencionales y adicciones del nuevo milenio:

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/directorio-grupos-de-apoyo/

Si deseas
compartir tu opinión, experiencia, fortaleza o esperanza en el manejo de alguna
adicción, siéntete libre de hacer un comentario al final de este Blog, escribiéndome
al mail: calderon.ramiro@gmail.com
o
usando el formulario de contacto anónimo enhttps://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

Si quieres recibir notificaciones sobre
los temas que saldrán al aire, o tips diarios sobre otros asuntos relacionados
con comportamientos compulsivos, sígueme en las redes sociales:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s