Décimo segundo paso para recuperarte de una adicción – Por Ramiro Calderón

Franklin me contaba:

Cuando comencé mi
recuperación del alcoholismo, sentí que había visto la “luz” y que mostrar la
“luz” a mis amigos borrachines, era mi deber moral. Salí con bombos y platillos
a “pasar el mensaje”, pero… ¿Quién le iba a creer a un borracho fracasado con
tres semanas de abstención?

A muchos nos ha sucedido lo que cuenta Franklin. Pasamos del paso uno al
doce, habiendo conocido el programa apenas por el forro. Y por supuesto, encontramos
en los demás una barrera de incredulidad.

Además, de eso no se trata el paso doce. El paso doce de Alcohólicos
Anónimos dice: “Habiendo obtenido un
despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este
mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros
asuntos
. Esto no implica salir a
reclutar alcohólicos o adictos por el mundo. No nos pide tampoco irnos como
misioneros a los expendios de droga, ni tratar de mostrarles la “luz” a los
transeúntes.

En este paso sí se habla de “pasar el mensaje” a otros adictos, alcohólicos,
comedores compulsivos, jugadores, codependientes, etc. Pero el programa no
sugiere que se traigan arrastrados, ni que hay que controlar a los demás, ni
mantenerse de pie esperando que todos busquen la luz. Tampoco se trata de
recitar palabras y frases sacadas de los textos de recuperación, ni de hablar
en tono condescendiente o dogmático a todo el mundo.

¿Cuál es el mensaje que se lleva a los adictos que aún sufren? Un mensaje
de esperanza, alegría, amor, consuelo y recuperación. Una mejor forma de vida
basada en una mejor relación consigo mismo y con los demás.

¿Cómo se lleva ese mensaje? Es simple: Viviendo bien. Haciendo el
trabajo de recuperación y convirtiéndose en una prueba viviente de la
esperanza, amor propio, autocuidado, asertividad y salud emocional. Aprendiendo
a dejar de ser víctimas y caminando por nuestro propio camino.

Es recomendable que nuestro círculo cercano sepa a dónde estamos yendo,
pues en caso de necesitarlo podrán pedirnos que los llevemos o podrán ir por sí
mismos. Sin embargo, lo más importante es que las que hablen sean nuestras
acciones y no nuestra boca. Que el verdadero cambio se vea. Por eso este paso
dice: “Habiendo obtenido un despertar espiritual
como resultado de estos pasos…”
. Esto sugiere que el despertar espiritual
debe ser previo a la transmisión del mensaje.

Después de eso, hay formas sutiles pero poderosas de llevar el mensaje y
poco a poco encontraremos las que mejor se acomodan a nosotros:

Escribir este blog es una forma de pasar el mensaje.

Hacer comentarios a los artículos de este blog es una forma de pasar el
mensaje.

Hacer una página en internet es una forma de pasar el mensaje.

Llevar a alguien a una reunión es una forma de pasar el mensaje.

Ir a reuniones y compartir nuestra experiencia, fortaleza y esperanza,
es una forma de pasar el mensaje.

A veces surgen accidentalmente otras formas de pasar el mensaje. A veces
son más poderosas que las formas planeadas y estructuradas.

Como sea que escojamos ayudar a la gente, podemos hacerlo de la mejor
forma. Una forma que también nos beneficie.

Podemos soltar nuestra necesidad de ayudar, controlar, cambiar o mostrar
lo que le conviene a la gente. En vez de eso, podemos enfocarnos en ayudarnos y
cambiarnos a nosotros mismos. Si surge una oportunidad de compartir algo de
información o parte de nuestra historia, podemos hacerlo tranquilamente y sin
una necesidad subyacente de controlar o cambiar a la otra persona.

Si es necesario mostrar evidencias a la gente, podemos compartir la paz,
tranquilidad y alegría en nuestras vidas. Podemos mostrarles cuánto nos amamos,
la forma como hemos superado nuestros miedos y cómo hemos dejado de ser
víctimas.

A veces es difícil continuar con nuestro crecimiento a pesar de los
obstáculos de las personas a quienes amamos. A veces queremos llevarlos de la
mano en nuestro proceso, pero tarde o temprano nos daremos cuenta de que la
decisión de recuperarse es de cada uno. La única persona a quien podemos llevar
de la mano en este viaje es a nosotros mismos. Así como nosotros tenemos nuestro
camino, nuestros seres amados tienen el suyo. Tal vez tendrán que vivir más,
experimentar más, luchar más, sufrir más… y no podremos hacer nada al respecto.

Aprendemos que no podemos hacer las cosas por la otra persona a quien
estamos tratando de ayudar. Buscamos ser algo para esa persona. Dejamos de
tratar de controlar o cambiar sus acciones y nos enfocamos en cambiar nuestras
reacciones.

Cambiamos las reacciones negativas por positivas. El temor por fe; el
desprecio por respeto; la hostilidad por comprensión; la necesidad de
controlar, por libertad.

Lo mejor que podemos hacer es tratar de estar bien nosotros, continuar
nuestro proceso y estar listos de tal manera que en cualquier momento que
alguien nos pida ayuda, podamos prestársela.

Y por último el paso Doce hace referencia a “Practicar estos principios
en todos nuestros asuntos”. Esto hace alusión a la aplicación de los comportamientos
de recuperación y los pasos en todas las áreas de nuestras vidas.

Estos pasos nos devuelven la salud y la paz en cada uno de los aspectos
de nuestras vidas.

En el camino encontraremos algún aspecto que cojea: Trabajo, compras,
sexo, amor, ingresos, relaciones, manejo del tiempo, alimentación, diversión,
etc.

Sentiremos la mejoría en cada dimensión en la que apliquemos los pasos.
Estos pasos funcionan en todas las dimensiones de nuestras vidas, pero nos
daremos cuenta de que para que funcionen bien, tendremos que ir afrontando una
dimensión a la vez. No funcionan para todas al mismo tiempo, pero son
increíbles para afrontar y sanar para siempre un aspecto cada vez.

Y al final, este proceso evolucionará siempre hacia el mismo objetivo.
Hacia tener una vida útil, feliz y sin ataduras ni comportamientos compulsivos
de ningún tipo. Una vida que fluya libremente sacando lo mejor de las
diferentes fuerzas del universo y llevándonos hacia donde queremos ir; hacia
nuestros gustos y pasiones, hacia lo que se nos facilita, hacia lo que amamos.

_______________________________________

Espera el próximo
sábado a las 10:00 am, Solo por hoy

Ramiro Calderón

Autor de “Un Favor Antes de Morir”

calderon.ramiro@gmail.com

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

 

Directorio de
Grupos de Apoyo gratuitos o económicos para el tratamiento de adicciones
convencionales y adicciones del nuevo milenio:

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/directorio-grupos-de-apoyo/

Si deseas
compartir tu opinión, experiencia, fortaleza o esperanza en el manejo de alguna
adicción, siéntete libre de hacer un comentario al final de este Blog, escribiéndome
al mail: calderon.ramiro@gmail.com
o
usando el formulario de contacto anónimo enhttps://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

Si quieres recibir notificaciones sobre
los temas que saldrán al aire, o tips diarios sobre otros asuntos relacionados
con comportamientos compulsivos, sígueme en las redes sociales:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s