Herramientas de Recuperación (Escribir) – Por Ramiro Calderón

Escribir es una de las herramientas más eficaces a la hora
de trabajar en uno mismo para erradicar una adicción. ¿Por qué? A continuación
podremos entender cómo funciona la magia de la escritura en el adicto en
recuperación.

Si no eres uno de mis lectores habituales, no te preocupes. No
tienes que ser una adicto a la heroína, a la comida o al sexo para sentir
identificación. Con el simple hecho de que postergues compulsivamente o te
enganches en relaciones sin sentido, vas a sentir que el contenido de este blog
es el mensaje que estabas esperando…

 

Ramiro Calderón

Autor de “Un Favor Antes de Morir”

calderon.ramiro@gmail.com

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

___________________________________

 

Escribir es uno de
los ejercicios más sanadores.
La mayoría de escritores famosos, describen
su relación con la escritura como una necesidad, más que como una pasión; si no
escriben se mueren.

La escritura les permite sacar a los demonios de su interior.
Les permite verlos, sacarlos a la conciencia, y quitarles el poder que tienen
cuando están dentro de ellos y manejan su inconsciente.

Mario Vargas Llosa, en su libro, Cartas a un Joven Novelista dice que la escritura es una “servidumbre
libremente elegida, que hace de sus víctimas (de sus dichosas víctimas) unos
esclavos”.

¿Pero cómo puede servir la escritura para sanar?

Todos los programas de Doce Pasos para recuperarse de las
adicciones, incluyen algunos pasos en los que es indispensable escribir.

Estos pasos hablan de hacer inventarios y listas. Hacer un
minucioso inventario moral de sí mismo y hacer una lista de todos aquellos a
quienes ha ofendido o causado daño con la adicción.

Esta es una guía precisa para quienes no escriben
habitualmente y no saben por dónde comenzar. En cada uno de esos pasos se
sugieren unos parámetros para que las personas puedan escarbar dentro de sí
mismas y sacar a la luz esos defectos de carácter o sentimientos que los han gobernado
durante toda la vida.

Uno se puede preguntar: “¿Por qué es necesario escribir?
¿Por qué no puedo simplemente reflexionar y sacar todo a la conciencia, sin
necesidad de escribirlo?”

Vista de esta forma, la escritura podría parecer un desgaste
innecesario. Sin embargo, la única forma
de tomar distancia con calma y de ver ciertas cosas que no se verían de otra
forma, es escribiendo
. Algo muy parecido sucede con el propietario de
negocio que dice que puede llevar todo el inventario, los ingresos y los egresos
de su empresa en la cabeza. Nos parece que aunque no es más fácil llevar la
contabilidad por escrito y registrar el inventario por escrito, es lo indicado.
Es lo único que le permitirá ver ciertas cosas, discriminar y detallar alguna
información útil para tomar decisiones que sacarán al negocio adelante.

Así sucede con los inventarios a nivel espiritual. No sirve
tenerlos en la cabeza. No funciona. No permite manejar las finanzas afectivas
eficazmente. No nos deja ver otras cosas que serían evidentes solo al tenerlas
en una hoja de papel o una pantalla de computador frente a nosotros.

Algo importante que vale la pena resaltar, es que cuando la
persona escribe debe tratar de entrar en contacto con sus sentimientos. Cuando estamos tratando de sanar las
heridas emocionales de la infancia, no vale para nada escribir disertaciones
filosóficas sobre el dolor.

Debo entrar en contacto con MI dolor. Debo saber qué me
duele y por qué. ¿Me resiento cuando la gente no hace lo que creo que debería
hacer? ¿Es por egocentrismo? ¿Es por egoísmo? ¿Es por soberbia?

Al escribir podemos
encontrar la naturaleza más profunda de nuestros sentimientos. Los defectos de
carácter que los originan.

Al comenzar a trabajar sobre esos defectos de carácter,
veremos disminuir la intensidad de los sentimientos que nos gobiernan.

El alivio que sentimos retroalimenta positivamente a la
acción de escribir. A medida que
escribimos, vamos sintiendo alivio y a medida que sentimos alivio nos dan ganas
de escribir más.

Veamos el testimonio de Darío, un alcohólico en
recuperación:

Nunca había sido capaz de dejar de beber más de una semana.

Cuando ingresé al programa de Alcohólicos Anónimos, dejé el alcohol
como si me hubieran tocado con una varita mágica.

Nunca más volví a beber.

Mi vida comenzó a mejorar en todos los aspectos por el simple hecho de
haber dejado de beber; mi esposa me comenzó a querer; mi familia estaba
dispuesta a apoyarme; mis amigos dejaron de evitarme; el dinero alcanzaba hasta
el final del mes.

Mis nuevos amigos de AA me hablaban de la importancia de escribir, pero
yo no veía la necesidad.

Si mi vida iba bien, para qué esforzarme más. Con dejar de beber había
sido suficiente. No quería escuchar toda esa carreta espiritual. No estaba dispuesto
a escribir ni a cambiar. ¡Bastante trabajo me había costado la abstención, como
para agregarle más trabajo a mi proceso!

Así pasaron varios años. El cuarto año comencé a entrar en una
depresión profunda. Me sentía el ser más solitario e incomprendido del
universo. Mi abstención ya no era suficiente para sentirme mejor.

Llegué a pensar que por eso bebía. Me dolía vivir; me dolía respirar.
Una persona con ese dolor permanente, tenía que buscar algún tipo de analgésico
para no suicidarse. Cuando estaba a punto de volver a beber, alguien me
recomendó que visitara a un consejero en adicciones.

Lo primero que me preguntó cuando llegué fue si escribía.

Sabía hacia dónde iba esa pregunta, así que aunque le contesté que no,
le expliqué que todos los días hacía mi inventario moral; que en realidad los
pasos no eran una cosa teórica, sino práctica y que yo los aplicaba en mi vida todos
los días.

Entonces él simplemente se rió y me dijo que si quería sentirme mejor,
tenía que comenzar por escribir.

Desde ese día comencé a escribir bajo su orientación y casi
inmediatamente comencé a sentirme mejor. ¿Me preguntaba a mí mismo por qué
había dejado pasar tanto tiempo sin escribir?

Ahora entiendo que este es un programa de acción, pero hay que hacer lo
que le sugieren a uno los pasos. Si un paso sugiere escribir, es escribir y no
vale ninguna otra acción con la cual uno quiera sacarle el cuerpo a la
escritura.

Con el tiempo, yo que odiaba escribir, he terminado con este hábito tan
arraigado en mí, que es lo primero que hago todas las mañanas cuando me
levanto.

Así como algunas señoras rezan el Rosario, yo escribo. Así entro en
contacto conmigo mismo y con el universo. Así me comunico con Dios. Y cuando
leo lo que escribo, entiendo entre líneas los mensajes que Dios me manda
haciéndome tomar conciencia sobre las cosas que tengo que corregir en mí mismo.

Como podemos ver en el testimonio de Darío, son muchas las
bondades que trae el instrumento de la escritura.

Si aún no te has atrevido a probarla, te invito y te reto.
¡Atrévete a escribir!

________________________________________

 

Espera el próximo sábado a las 10:30
am, Doce Pasos

Ramiro Calderón

Autor de “Un Favor Antes de Morir”

ramiro@ramirocalderon.com

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

 

Directorio de
Grupos de Apoyo gratuitos o económicos para el tratamiento de adicciones
convencionales y adicciones del nuevo milenio:

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/directorio-grupos-de-apoyo/

Si deseas compartir
tu opinión, experiencia, fortaleza o esperanza en el manejo de alguna adicción,
siéntete libre de hacer un comentario al final de este Blog, escribiéndome al
mail: calderon.ramiro@gmail.com
o
usando el formulario de contacto anónimo enhttps://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

Si quieres recibir notificaciones sobre
los temas que saldrán al aire, o tips diarios sobre otros asuntos relacionados
con comportamientos compulsivos, sígueme en las redes sociales:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s