No te quedes revolcándote en la culpa

Algunas de las personas que entran en recuperación, lo hacen con un fuerte sentimiento de culpa o vergüenza por el daño que se han hecho a sí mismos y a otros.

Dichos sentimientos sirven para modificar conductas y detener el daño. También son un indicador de las reparaciones que deben hacer a sí mismos o a otros.

El cambio de conductas es la mejor forma de erradicar la culpa o la vergüenza. No el castigo, ni la humillación.

Si la culpa y la vergüenza te hacen creer que no mereces nada bueno de la vida; si tú mismo(a) te auto-saboteas; si te flagelas, sufres y no te permites salir adelante porque sientes que no te lo has ganado; si crees que la única forma de quitarte la culpa o la vergüenza es recorriendo el mundo de rodillas, limpiándolo con la lengua, comiendo el esputo de los tuberculosos y lamiendo las llagas de los leprosos, te sigues haciendo daño y sigues haciéndoselo a quienes te quieren y quieren verte salir adelante.

 

Detén el daño que haces; haz las reparaciones; siente el dolor de tus faltas con el fondo del corazón, pero sigue adelante. No quedes revolcándote en la culpa. Esa es la mejor forma de reparar la deuda que sientes que tienes contigo y con la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s