La necesidad de aceptación

Si eres una buena persona pero has dado con malas personas en la vida; si eres una víctima de la desconsideración de otros; si crees que si tan solo fueran un poco más considerados contigo tu vida mejoraría; si te enorgulleces de ser muy buen anfitrión(a); si te anticipas a las necesidades de los demás; si sabes mejor que los demás lo que ellos necesitan, cómo se sienten o qué están pensando… pero al mismo tiempo estás desconectado de tus propias necesidades, probablemente no sea solamente un problema de los demás.

Probablemente te cuesta trabajo sentir las señales que te envía tu propio cuerpo, tales como: “Esta situación me incomoda”; “No me gusta que hagan chistes a costa mía”; “Paso más tiempo haciendo otras cosas que para las que fui contratado(a)”; No me conviene una pareja infiel” o “No es bueno que barran y trapeen el piso conmigo delante de otras personas y que luego sea yo quien pida perdón”.

Si a veces… por la búsqueda desesperada de aceptación, terminas tolerando relaciones bajo condiciones que no te convienen… y a la larga obteniendo todo, menos lo que necesitas desesperadamente (Aceptación), probablemente es el momento de hacer un alto en el camino y pensar en la conveniencia de un cambio en la forma de relacionarte.

 

No busques aprobación tan desesperadamente que atentes contra ti mismo(a) en el proceso. Quien primero debe aprobar todas tus acciones y actitudes, debes ser tú mismo(a).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s