Adicción a la comida (La historia de Viviana)

Hay quienes relacionan el exceso de comida con debilidad o falta de voluntad.

Pero todos conocemos a personas con sobrepeso, que han logrado perder peso, para luego volver a ganarlo. Y hacen nuevamente uso de su fuerza de voluntad para bajar… y unos meses después terminan subiendo. Y luego se preguntan si será que para estar delgados tienen que hacer permanentemente ese esfuerzo inmenso que implica estar a dieta. Cuando están haciendo dieta se ponen intolerantes, irascibles, negativos o depresivos.

Igual que un alcohólico cuando no está consumiendo Alcohol, los Comedores Compulsivos padecen el síndrome de abstinencia cuando no están comiendo compulsivamente.

Pues hay quienes han abordado esta problemática desde la perspectiva de una adicción, con muy buenos resultados. Entre ellos he podido ver a personas que no solo han bajado de peso, sino se han sostenido así por muchos años. Porque quienes abordan el problema del peso desde esta perspectiva, no buscan solamente bajar de peso, sino aprender a vivir felices sin comer compulsivamente.

Ese es el secreto de esta aproximación a la problemática y gracias a esta nueva visión, la reducción de peso llega como una consecuencia lógica del dejar de comer compulsivamente.

Este artículo es también una invitación a los médicos a abrirse a una nueva forma de aproximarse al problema de la obesidad o el sobrepeso.

Normalmente un médico no le dice a un paciente con un tumor cerebral: “Bueno, con este analgésico se le va a quitar el dolor de cabeza, ahora vaya a su casa y trate de controlar ese tumor”. Sin embargo, a una gran cantidad de pacientes hipertensos, diabéticos, con problemas cardiacos o con infinidad de enfermedades derivadas de la obesidad, vemos que los médicos les dicen: “Bueno, ya tenemos la hipertensión controlada, ahora vaya a su casa y trate de controlar ese sobrepeso”.

A pesar de la cantidad  abrumadora de estudios científicos que muestran una relación entre obesidad y todas estas enfermedades, y que la muestran como la raíz o precursora de ellas, se siguen tratando como dos cosas separadas y la obesidad no es vista como una enfermedad, sino como un problema de carácter.

La persona obesa tiene más del doble de probabilidades de desarrollar Diabetes Mellitus tipo 2 y el triple de probabilidades de morir de enfermedad cardiovascular, la principal causa de muerte.* Sería bueno que comenzáramos a verla como una enfermedad, como un problema de salud pública y que hubiera programas preventivos y de creación de grupos de apoyo.

Seguro que esto ahorraría cantidades inmensas de dinero a las EPS´s, y contribuiría a mejorar la salud de los colombianos.

 

* Escalante, Carlos. Setién, Alfredo. La Obesidad y sus Complicaciones – Tratamiento médico y quirúrgico. Universidad de Cantabria, 1996, Pág 41

 

 

Para no extendernos más, los invito a leer la historia de Viviana… Vale la pena aclarar que abstinencia, no es dejar de comer, sino dejar de hacerlo compulsivamente mediante unas ayudas y directrices que da el programa. Los invito a que no intenten esto en casa, al menos, no, sin el acompañamiento de un grupo de apoyo.

 

Ramiro Calderón

ramiro@ramirocalderon.com

https://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

___________________________________

Soy Viviana, Comedora Compulsiva. Llegué a Comedores Compulsivos Anónimos (CCA) un maravilloso 25 de septiembre del año 2001. En ese momento estaba replanteando mi vida, había salido ilesa de un ataque terrorista ocurrido en un centro comercial de Medellín, y quería vivir diferente. Siempre he sido una persona de fe y pensé que Dios quería algo más de mí porque me había dado una segunda oportunidad. Llegue a una reunión en el grupo Caminando en Bogotá – Colombia. Amé a CCA desde ese día, no fui bien recibida porque la compañera que estaba encargada de darme la bienvenida estaba tan mal emocionalmente que cuando le pidieron que se dirigiera a mí, ella dijo que no quería compartir. Al final de la reunión cuando pidió la palabra y nos contó lo que había vivido en un paseo de fin de semana con su familia y concretamente con su esposo, llorando me dijo que la perdonara… yo me conecte inmediatamente con todo ese dolor de ese ser que estaba a allí frente a mí y que me decía que estaba ahí porque todo eso algún día iba a cambiar si solo seguía viviendo. Así lo hice, seguí viniendo y ahora ya llevo 10 años, 8 meses y 10 días formando parte de esta comunidad de amor incondicional.

Yo vivía en ese momento en Medellín, Colombia. Y solo por esos hermosos regalos de Dios, había reuniones de CCA en el maravilloso grupo El Encuentro, a solo unos metros de mi casa. Iba a reunión diariamente y tanto amor empezó a funcionar, empecé a escribir el plan de comidas a sugerencia de un padrino maravilloso, que me llamaba y me motivaba a continuar pasara lo que pasara. El 16 de Enero de 2002 tuve mi primer día de abstinencia, la vida empezó a cambiar de inmediato. Obsesivo-compulsiva como soy, me metí el programa en las venas. Respiraba CCA, trabaje mis pasos con el libro de trabajo, compartía en las reuniones, prestaba servicio en mi grupo, en intergrupos y en la Junta Nacional de Servicios de Colombia. Todo empezó a funcionar, viajé por todo el país contando mi experiencia y motivando a otros a iniciar su abstinencia. Mi peso reaccionó a todo este trabajo y para Septiembre de 2006 yo había perdido 49 kilos. Me sentía dueña del mundo, muy segura de mi misma y llena de nuevas ideas y proyectos personales. Entendí alma adentro lo que quiere decir entregar mi vida a Dios, pero me faltaba aprender lo que era entregarle mi voluntad.

La empresa en la que trabajaba en ese momento salió del país y esto me desestabilizó mucho, aquella, una empresa con mucha estructura y con objetivos y metas claras, me había instruido durante 7 años en sus normas y en su estilo, dejaron una pequeña oficina en Colombia con una nueva administración, en mi opinión muy desorganizada y yo creí que era el momento de volar sola. Me independicé y abrí una firma de asesoría y consultoría. Funcionó muy bien al principio, pero con el tiempo las cosas empezaron a ir mal porque yo no tenía a quien rendirle cuentas, no sabía de la importancia de delegar y con la pasión que me caracteriza abarqué muchas áreas y por consiguiente muchos proyectos yo sola. No había entendido que SOLOS NO PODEMOS. Apliqué los principios de las tradiciones a mi negocio, pero siempre sola, todo lo hacía yo. Yo todo poderosa. Me quedó grande este proyecto, empecé a cometer errores, que en el campo en el que me muevo son costosos y generan consecuencias muy graves. Poco a poco fui perdiendo la confianza en mí misma, dudaba de todo y se me dificultaba mucho ser efectiva en mis decisiones. Aparentemente me iba muy bien, tenía muchos clientes y facturaba mucho dinero, pero mis finanzas personales no iban bien, al contrario cada vez estaba más endeudada.

Pedí a un familiar muy estructurado a quien admiro mucho que me hiciera una auditoría de procesos y a una compañera de CCA un estudio de costos. El resultado, nefasto: Estaba en bancarrota. Como podía ser si todo parecía estar tan bien? Bueno estaba bien para mí. A principio de 2007 tuve que cerrar mi empresa y como era de esperarse, para liquidarla tuve que vender mis propiedades.

Un día, un horrible día 8 de abril, pensé que quizás si me comía un chocolate tendría más fuerzas para afrontar lo que vivía. Me lo comí… No paré de comer no solo chocolates sino todo lo que se me atravesaba por delante. Sin darme cuenta, deje atrás 5 años, 2 meses y 23 días de felicidad. Seguía asistiendo a las reuniones, escribiendo mi plan de comidas, pero ese librito que durante tantos años fue mi amigo, se volvió mi enemigo. Estaba lleno de atracones, de círculos rojos, de caritas tristes, odiaba escribir todo lo que me comía, pero no podía hacer más.  Mi madrina ya no estaba en CCA, intenté amadrinarme pero para ese momento ya la comida me había nublado los ojos y me había enredado la mente.

Con mi cuerpo lleno de comida y el alma llena de miedos y resentimientos, traté de comenzar de nuevo y así lo hice. Completamente borracha por la comida, emprendí un nuevo proyecto, una nueva empresa, ahora era exportadora, hice negocios excelentes, gané mucho dinero, pero seguía comiendo. Me endeudé mucho para seguir haciendo más negocios, y fui presa de la ambición. No veía señales que otros veían y que les invitaba a ser prudentes, por lo tanto de forma irresponsable invertí mal mis ganancias y las de aquellos que creyeron en mí, y apoyaron mi negocio. Por circunstancias que solo Dios maneja, la situación político-económica de mi país y de los países vecinos cambió y eso me llevó a la ruina. Estaba peor que antes porque no solo no tenía nada, sino que debía mucho dinero y además estaba obesa de nuevo. Pesaba 117 Kg. Había recuperado el peso perdido y había aumentado 6 kilos más.

En medio de ese caos, sucedió lo que alguien me enseñó que es un milagro (“Cuando tú no puedes explicarte cómo y por qué suceden las cosas es que aquellas cosas son un milagro”). En Noviembre de 2007 asistí a un retiro de CCA en Venezuela, al principio fue muy doloroso, mis compañeros que me habían seguido durante tantos años se alejaban de mi porque yo había recaído, ninguno de ellos me había visto obesa antes, me tenían miedo, no querían pasar por lo mismo que yo. Algunos fueron crueles conmigo, pero como dice mi padrino, tengo una capacidad enorme para sufrir, así que los entendí amorosamente y seguí allí. Al retiro asistió una compañera que años antes había influenciado mucho mi proceso de recuperación, y su compartir me llenó de esperanza. Le pedí un tiempo para hablar con ella y me dijo que debía hacer sus maletas porque tenía vuelo enseguida, pero que si no me molestaba podríamos hablar mientras ella se alistaba para su viaje. Fui a su habitación y allí había una cantidad de comida sana y saludable y a mí me causó mucha curiosidad.

Hablé con otra compañera sobre la comida en el cuarto de aquel ángel y ella me dijo que la compañera se había hecho una cirugía bariátrica… yo no sabía qué era eso pero empezó a rondar por mi mente esa idea. Si aquella compañera que caminaba por las nubes se había sometido a una cirugía para dejar de comer compulsivamente quien era yo para no hacerlo? Pensaba y empecé a albergar la idea en mi mente. Unos meses después, una hermana se hizo un sleeve gástrico y la acompañé en su proceso, me pareció muy complejo todo lo que vivió pero vi los resultados a mediano plazo y hablé con su médico. El me dijo que no me podía someter a esa misma cirugía porque yo era una adicta al dulce y a las grasa y me explicó que volvería a engordar tarde o temprano. Que yo debía someterme a un bypass gástrico que era el procedimiento indicado para mi problema. No sé cómo, ni en qué momento pero exactamente el día 16 de enero de 2009, 7 años exactos de aquel hermoso primer día de abstinencia me vi en el quirófano. A partir de ese día soy abstinente, abstinente por obligación. Ya no tengo opción si como dulce o grasa me muero.

En los primeros meses de la cirugía, a mi deseo imperioso por comer en exceso alimentos que tengan mucho sabor, se unió la obsesión, el miedo constante de que algo en mi pudiera reventar por dentro si me daba la libertad de comer en exceso compulsivamente. La sensación de angustia de que algo pudiera salir mal me acompañó desde el primer día después de la cirugía. Experimenté el miedo y la sensación de impotencia en la clínica, cuando por error me dieron de cena un consomé de pollo y unas galletas de soda a pocas horas de haber salido de recuperación, fue un error de la clínica pero para mí la primera manifestación de Dios en mi nueva vida, me sentí morir… por ignorancia, si tan solo hubiese estudiado mi procedimiento y las consecuencias…

Por el miedo, me puse en manos de la nutricionista que me había acompañado en mi abstinencia de tantos años y ella me ayudó a interiorizar un plan de comida para mi nueva circunstancia de salud. Me hizo entender la importancia de los complementos vitamínicos, de los nutrientes y minerales que ahora debo consumir diariamente para sostener mis niveles nutricionales adecuados. No ha sido fácil para mí, porque a la necesidad de estar abstinente cueste lo que cueste se le ha sumado la obligación de ceñirme a una disciplina diaria de consumir medicamentos.

Al principio me sentí traicionando a mi comunidad de Comedores Compulsivos Anónimos, porque había acudido a una “solución externa” como llamaron mis compañeros a la cirugía a la que me había sometido. Máximo cuando supe que la compañera que supuestamente había sido mi inspiración para decidir por este procedimiento, nunca se había sometido a ninguna cirugía, había sido una mala información. Me costó mucho trabajo seguir yendo a las reuniones porque me sentí juzgada y rechazada por los compañeros que me hacían ver que había optado por un atajo. Poco a poco y con mucho trabajo de pasos, tuve la rigurosa honestidad de admitir que como Bill W. yo soy una comedora compulsiva de primer grado, de esa que necesita ser internada en una institución para poder permitir que la gracia de Dios hiciera su trabajo en mí ser interior.

El proceso ha sido muy difícil pero hermoso, como todo en CCA. Hoy soy plenamente consciente de mi falta de estructura en todos los aspectos de mi vida y mi única opción es trabajar en equipo con Dios para hacer lo que tengo que hacer un día a la vez, con mi vida, con mi comida, con mis medicamentos y ahora con exámenes constantes y continuos para vigilar mis niveles nutricionales. Tengo 3 años, 4 meses y 29 días, abstinente. Hasta hace muy poco entendí que solo veo lo que quiero ver porque le doy el poder a mi voluntad y no a Dios.

Ahora me siento con derecho a pertenecer, y me digo a mi misma que son más de 10 años y que me merezco la silla en la que me siento. Necesito a Comedores Compulsivos Anónimos y sé que los miles y miles de personas que día a día optan por las cirugías bariátricas necesitan el apoyo de nuestra comunidad. Sin importar sus motivos o sus circunstancias nos une a ellos la enfermedad de comer compulsivamente y entre cada una de estas personas que está sufriendo el miedo y la ansiedad por comer sin poder hacerlo y yo hay un compromiso del alma. Aquí estoy para ustedes amigos y hermanos en el dolor, no importa lo que hayas hecho para lograr parar de comer, no importa si tu decisión fue sana o una locura, aquí estoy, no te juzgo, hay un poder más grande que nosotros mismos que si sabe por qué pasa lo que pasa. Sean bienvenidos a Comedores Compulsivos Anónimos.

 Viviana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s