¿Has sentido dolor?

No siempre nuestro dolor se debe a errores que hemos cometido. A veces lo sentimos debido a una pérdida; una muerte, un problema de salud… y no hicimos nada que contribuyera a llevarnos a ese estado.

Eso se llama duelo y es diferente al dolor de la ingobernabilidad; de estar haciendo siempre lo mismo esperando resultados diferentes; de nuestra propia impotencia e incapacidad para controlar lo que no podemos controlar; de cuando nosotros hemos contribuido a precipitar los acontecimientos.

Ante el dolor del duelo no hay nada que hacer; solamente sentirlo y tener la esperanza de que con el tiempo, ese dolor disminuirá o adquirirá algún sentido que ahora no vemos ni entendemos.

En cambio el dolor de la ingobernabilidad se puede quitar en la medida en que modifiquemos nuestras conductas, paradigmas y percepciones.

Una relación que siempre ha sido dolorosa, puede dejar de serlo el día en que aprendemos a poner límites; podemos dejar de sufrir por nuestra autoaniquilación el día en que dejamos de autodestruirnos.

Muchas personas se acostumbran a vivir con dolores que se pueden quitar con un pequeño cambio en sus vidas, pensando que con el tiempo éstos disminuirán y se encuentran con un agravante: A diferencia del duelo, este dolor aumenta cada vez que se tropiezan con la misma piedra.

Es importante conocer la diferencia entre duelo e ingobernabilidad, pues ante el primero no se puede hacer nada y disminuye con el tiempo; en cambio ante la ingobernabilidad sí podemos actuar y si no lo hacemos ésta aumentará día a día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s