Aprendamos – Por Ramiro Calderón

Aprender es recordar y ser capaz de aplicar lo recordado en situaciones prácticas y reales.

Pero el aprendizaje no es solamente un proceso racional. De hecho, cuando una persona aprende sus emociones están involucradas y tienen un gran peso sobre lo aprendido.

Uno recuerda con mayor nitidez, lo que le ha producido dolor o placer. Por eso cuando las personas evitan el dolor sumergiéndose en adicciones, sean estas químicas (alcohol, drogas), conductuales (internet, pornografía, videojuegos, televisión, etc.), o relacionales (refugiándose en la pareja o el compinche de turno), se están privando de la capacidad de sentir y por ende, de aprender.

Einstein decía que locura era intentar lo mismo esperando resultados diferentes.

Al no aprender, seguimos repitiendo las mismas conductas que nos han traído dolor.

Al tratar de escapar del dolor anestesiando los sentimientos, y evitando afrontarlo, corremos el riesgo de terminar sumiéndonos en el círculo vicioso: dolor – evasión – y más dolor…

 

Si no queremos repetir las mismas experiencias traumáticas una y otra vez, debemos afrontar el dolor y aprender lo que éste tiene que enseñarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s